UN PASEO PARA CONOCER EL MUNDO DE ESTOS SERES MARAVILLOSOS .....

abril 03, 2010

Abadía de Saint Victor - Marsella

Sigue siendo célebre la estatua de Notre Dame de Confession existente en la cripta de la abadía de Saint Victor, en Marsella. Pero la estatua del siglo XIV que hoy admiramos en ese lugar está recubierta de una espesa capa de caliza cincelada y pintada. El ennegrecimiento es posterior a su fabricación y además en enteramente hueca, en tanto, que todas las Vírgenes Negras auténticas son siempre de madera maciza.
Por consiguiente se cree que no se trata de la estatua original, sino realmente de una estatua de procesión, más ligera, que fue ennegrecida posteriormente para mantener el culto cuando la primitiva Virgen Negra desapareció, suceso éste sobre el que no se dispone ninguna información.
No se produjo en este caso, pues fue un reemplazo por una copia suficientemente parecida como para ser admitida por los fieles.
La efigie actual está, en efecto, sentada, tiene al Niño sobre su rodilla izquierda y apenas es más alta que las Majestades negras, ya que mide 78 centímetros.
Todo permite, por lo tanto, suponer que existía una cripta antes del siglo XIV y un culto a la Virgen Negra rendido a una estatua en todo semejante a las demás.
Según una tradición legendaria, san Lázaro, habría dejado en una gruta, donde actualmente está la cripta, una estatua de la Virgen que una vez más habría sido esculpida por san Lucas. Otra leyenda pretende que la estatua había sido traída de Egipto.
Vemos un pozo milagroso dedicado a san Blas y que se abría en otro tiempo en la cripta. muy probablemente hubo, pues, un culto rendido a la Diosa-Tierra.
En el siglo X, los benedictinos tomaron posesión del monasterio y después de cada oficio bajaban a saludar a la Virgen negra. Notre Dame de la Confession lleva un vestido de color verde, pero es posible que la virgen original estuviera pintada de otros colores. Ante una estatua que reemplaza a otra no se puede sacar ninguna conclusión acerca del color de sus vestidos.
Más interesante resulta la costumbre de ofrecer el día de la Candelaria, su fiesta principal, un cirio de cera verde en su honor. Fulcanelli afirma que los cirios que se quemaban ante las Vírgenes Negras eran siempre verdes. Tal como hemos dicho, sólo se ha hallado semejante ritual en Marsella.
Sin embargo en el Mont Saint Michel se decía la misa ante la Virgen negra sobre una piedra de altar también verde.
(El enigma de las vírgenes negras - Huynen)

3 comentarios:

  1. Que maravilla, mira desconocía totalmente lo del pozo mágico, cuando uno piensa en un pozo y mágico a la vez, suele imaginar, fuentes de la eterna juventud, monedas por doquier, mejor dicho no piensa simplemente alucina, puede ser cualquier pozo, cada obra que escoges, siempre despierta los sentidos ilimitadamente, y las palabras que acompañan la imagen resultan, un enjambre de cultura y energía, que bonita forma tienes de despertar la imaginación y las posibilidades de cada uno para conectarse con la energía suprema del amor!!

    ResponderEliminar
  2. En Mi blog Cuentos Empitucados encontrarás un regalo de pascua!

    ResponderEliminar
  3. Cada dato que llega a mis manos, y más al tratarse de estos temas, te aseguro que con la mente viajo hacia allí...

    ResponderEliminar