LA LUZ DE MIS ÁNGELES

UN PASEO PARA CONOCER EL MUNDO DE ESTOS SERES MARAVILLOSOS .....

mayo 01, 2008

La fuerza vibracional y los sentimientos

Si convenimos en que todos los seres vivos a su manera pueden manifestar de un modo u otro algo similar a lo que denominamos sentimientos, con más razón el ser humano que actúa motivado en gran medida por sus emociones tanto en lo que respecta a sus impulsos como en cuanto a sus necesidades. Incluso las llamadas "personas frías", no carecen de emociones, sino que las reprimen, esconden, disimulan o las transfieren hacia argumentos racionales que les sirven, para, literalmente, "no sentir" la propia voz interior. Ahora bien, lo cierto es que como nuestras emociones también tienen una vibración determinada que se manifiesta en el campo emocional ello repercute en nuestras relaciones casi de un modo inequívoco. Cuando decimos que los sentimientos y las emociones son formas de energía observables, no sólo nos estamos refiriendo a cómo pueden incidir en la salud física, mental o espiritual de una persona, sino a su textura, forma, color, etc., aprendiendo a delimitar cómo pueden mejorar o ser más provechosas para la integridad de un individuo en un futuro. Esto explica por qué quienes estudian el aura se empeñan en trabajar profundamente sobre el campo de los sentimientos y las emociones de cuantos piden ayuda energética. Una persona con tendencia a la depresión, por ejemplo, siempre tendrá más bajas sus frecuencias vibracionales en el campo emocional, "materializando" esta energía hacia situaciones cargadas de acontecimientos negativos a los que, probablemente, atraiga como si se tratara de un imán, influyendo tanto en los planos más sutiles como en los más densos. La luz o la opacidad con la que nuestros sentimientos se manifiestan en el aura dependen entonces en gran medida de nuestro trabajo interior, de nuestro autoconocimiento y autoestima. (Extraído de www.universoenergetico.com.ar).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario